Rosa Alba

Las rosas Alba, son híbridos de rosas muy antiguos, se cree que incluso en tiempos del Imperio Romano, ya había rosas Alba.
El origen de estos híbridos, esta en el cruce de varios tipos de rosas. El estudio genético ha demostrado que tienen parte de la rosa Canina, rosa Damascena y algunos ejemplares, de la rosa Gallica.
Otra de sus características principales es su fuerte perfume, a rosas damascenas, con tonos cítricos que recuerdan a las mandarinas.
Hay una variedad de rosas Alba, que es la referencia o el rosal tipo Alba de referencia, la rosa Alba Máxima. Es una de las rosas más viejas que siguen creciendo en los jardines actuales.
En el siglo XVIII y principios del XIX, se la conocía como rosa Jacobita, rosa Great Double White o The Bonnie Prince Charlie´s Rose.

Rosa Alba Semi-plena

Rosa ‘Alba Semi-plena’

Características de la rosa Alba

Son arbustos con crecimientos muy verticales, con un follaje verde azulado, que en algunas variedades tira a gris. Sus ramas están cubiertas de espinas curvadas y rígidas.
Puede llegar a medir unos dos metros de altura.
Su resistencia es legendaria, se cuenta que algún arbusto de rosa Alba, sobrevive donde antes había una casa, haciendo referencia al hecho de que pueden sobrevivir más que los edificios.
Algunas variedades toleran la sombra, la sequía y el frío del invierno. Habitualmente están libres de enfermedades.
Su nombre “Alba”, hace referencia al color de sus flores, todas son rosas blancas o con ligeras modificaciones en rosa palo, o blanco roto.
Las flores se producen en los brotes laterales, de madera de segundo año o mas, con un tamaño entre 6 y 8 centímetros. Por eso no es conveniente podar en exceso, y eliminar el hábito arqueado de la rosa Alba, una de sus principales características.
Sólo florecen una vez, en primavera o al comienzo del verano. Después de la floración, aprovecharemos para recortar los brotes laterales floridos, y aquellas ramas que rocen o que necesitemos podar para dar forma al arbusto.
Con estas características, comprenderás que los cuidados que necesita este arbusto son mínimos. Si los tratamos bien, con un buen abonado, un riego adecuado y no podamos en exceso, tendremos unos arbustos elegantes y saludables.
Su uso en los jardines, está enfocado a la creación de setos.