Rosa Centifolia. Híbridos de Centifolia

La rosa Centifolia, como ocurre con mucha de la información relativa a las rosas, tiene sus lagunas.
Algunos hablan de rosa Centifolia, y otros de “Híbridos de Centifolia”, incluso algunos incluyen a las rosas Centifolia dentro de la clasificación de rosas silvestres, mientras que para la mayoría es considerada como una rosa Antigua.
La argumentación para hablar de Híbridos de Centifolia, está en que los rosalistas holandeses crearon más de 200 variedades distintas entre 1580 y 1710, y se les atribuye a ellos la creación de esta especie de rosas híbridas.
Las primeras referencias a la rosa Centifolia, aparece en algunos escritos religiosos del siglo VIII. En el siglo XIII, en tratados agrícolas árabes, se hablan de rosas de ciento, incluso doscientos pétalos, en clara alusión a las rosas “Centifolia”, que reciben su nombre de sus numerosos pétalos: la rosa de los “cien” pétalos.
Sin embargo, los que hacen distinción de un Híbrido Centifolia, estiman que aparece en el siglo XVII en Holanda, fruto de una hibridación entre la rosa Gallica, la rosa Moschata, la rosa Canina y la rosa Damascena.
En este blog, nos vamos a quedar con las rosas Centifolia, sean híbridos o no, para referirnos a esta variedad, que quedará encuadrada dentro de las rosas Antiguas.
La rosa Centifolia, recibe una gran variedad de nombres: rosal romano, rosas repollo, rosal de las cien hojas, rosa aromática, rosa de mayo o rosa de la provenza.

Rosa Centifolia. Foto: David Austin Roses

Características de la rosa Centifolia

La rosa Centifolia es un arbusto que puede llegar a medir, entre 1 y 2 metros de alto, con ramas cubiertas de espinas.
Su follaje es espeso y compacto, con aspecto arqueado en el momento de la floración, ya que sus flores son tan llenas y pesadas, que vencen las ramas.
Los tonos van de verde grisaceo, a verde oscuro, con tonos rojizos en los tallos.
Un aspecto característico de sus flores, además de la cantidad enorme de pétalos, es el aspecto globoso. Aparecen solitarias, o como mucho en grupos de tres, en primavera o comienzos del verano, floreciendo una sola vez.
Son rosas muy perfumadas, (perfume dulce, a miel) tanto que de esta variedad se suele obtener el famoso agua de rosas, y también es utilizada para la creación de perfumes.

Cuidados de las rosas Centifolia

Los rosales de Centifolia, se desarrollan bien en suelos con un pH ácido, neutro o ligeramente alcalino.
Necesitan suelos francos, que permitan que sus raíces penetren con facilidad. En suelos muy arcillosos, sería conveniente añadir mejoradores del suelo.
Como la mayoría de los rosales, van a crecer mejor con un suelo bien drenado y rico en nutrientes.
No debemos de olvidar el riego, gustan de suelos con una humedad más o menos constante, evitando el encharcamiento.
Su exposición al sol puede ser directa, aunque toleran un emplazamiento en semi sombra.
En cuanto a las plagas, parece que los rosales Centifolia son bastante resistentes a los hongos, pero pueden ser atacados por otras plagas habituales, como son los pulgones o la araña roja.
Nos mantendremos atentos, para aplicar el tratamiento adecuado.