podar rosales, tijera de poda

Podar Rosales

Podar rosales es una de las tareas más controvertidas en la jardinería. Parece que todo el mundo tiene la respuesta correcta y el método correcto para la poda de rosales.
Creo que en lo único que todo el mundo está de acuerdo, es en la necesidad de realizar una poda anual, ya que con ella conseguimos estimular el crecimiento de los arbustos, mantener el orden en determinadas variedades, y eliminar aquellas ramas que entorpecen el buen crecimiento del rosal.

Herramientas de podar rosales

Lo primero que tenemos que hacernos es con las herramientas de poda adecuadas. Podar un rosal no es lo mismo que podar hortensias o podar un limonero.
Por poner un ejemplo un poco exagerado, no necesitamos una motosierra para podar un rosal, pero si vamos a necesitar unas buenas tijeras de podar, y para las ramas más gruesas, una podadora de mango, lo que sería una tijera de poda a dos manos, para eliminar aquellas ramas muy gruesas que con una tijera de podar para una mano, son casi imposibles de cortar.
Esta tijera, la podríamos sustituir por una sierra de poda, pero personalmente, me gustan más los cortes limpios de las tijeras.

podar rosales, tijera de poda

Tijera de poda para rosales

Como cortar de forma correcta las ramas de los rosales

Los rosales pueden sufrir por una poda incorrecta, y dañar los tejidos de la planta.
Hay que hacer cortes limpios, con herramientas bien afiladas.
En los rosales, lo más frecuente es que nos encontremos con ramas que poseen brotes alternos, en este caso realizaremos cortes diagonales, justo por encima de un brote orientado hacia el exterior del arbusto.
Si nos encontramos con brotes opuestos, y la opción que más nos convence, es el corte en ese lugar, debemos realizar un corte recto, justo por encima de los brotes.
Yo siempre busco la primera opción, realizar un corte en diagonal, para evitar que el agua de lluvia se estanque en el brote, y pueda producir algún tipo de infección.

podar rosales, corte correcto por encima de una yema

Corte correcto por encima de una yema. Foto: El hogar natural

Cuando se podan los rosales

Muchos jardineros novatos, se preguntan en que mes se poda un rosal. Como norma, el mes más propicio para comenzar la poda de las rosas es el de marzo, cuando ya estamos libres de heladas, aunque esto es genérico.
El problema surge en zonas expuestas a a las heladas. Si nuestra zona es propensa a tener heladas tardías, es mejor retrasar la fecha de la poda, para que no estimulemos el crecimiento de nuevos brotes, que con toda seguridad se van a helar.
En este caso, lo mejor es tener claro que estamos libres de heladas, para comenzar la poda.
Sin embargo, en las zonas más cálidas del país, la poda se puede adelantar a finales de enero, sin ningún problema. De esta manera conseguimos tener una primera floración, mucho más adelantada.
Algunos afirman que se deben podar las rosas dos veces al año, la segunda sería al finalizar el verano. Yo difiero de esta forma de actuar.
Quizás esto sirva para los rosales de los jardines municipales, donde los jardineros no se pueden (o quieren) entretener en cuidar rosal por rosal, pero en nuestro jardín esto es una aberración.
Nosotros tenemos que ir eliminando las rosas a medida que se secan en el rosal, y no dejar la eliminación de las rosas secas para una época concreta.
De esta manera, lo que conseguimos es estimular el rosal, para que aparezcan nuevas rosas.

Tipos de poda, según la variedad del rosal

Cada jardinero tiene su propia teoría sobre la poda de los rosales, y lo cierto es que los rosales responden bien con casi cualquier método.
Se han realizado pruebas para demostrar que hasta la poda más intensa, puede dar buenos resultados, aunque es evidente que unos rosales responden mejor tras una poda drástica, mientras que otros prefieren podas más moderadas.
Podemos diferenciar tres tipos de podas, que van a servir para la mayoría de los rosales.

Podar rosales en vaso, ideal para Híbridos de té, Grandiflora, Floribunda, Rosales de patio y Rosas Miniatura

La poda en de rosales en vaso, lo que pretende es dejar que circule mucho aire entre las ramas, para evitar la aparición de hongos.
Lo primero que debemos de hacer, y es genérico para todos los rosales, es eliminar las ramas muertas lo más cerca del suelo.
Posteriormente, eliminamos cualquier tallo enfermo o congelado (suelen tener un color negro o marrón oscuro) , hasta un lugar sano.
Eliminamos todos los tallos que crecen hacia adentro, para que llegue más luz y aire al interior del rosal.
También eliminamos los tallos muy finos y débiles, nunca van a llegar a florecer.
Si observamos que hay tallos que se entrecruzan, eliminamos el más débil, asegurándonos que dejamos sitio para que crezca bien.
Eliminaremos los tallos muy antiguos, que ya no florezcan bien.
Los cortes se deben realizar en diagonal, como hemos visto antes.

rosa floribunda. Podar rosales

Rosa Golden Wedding (David Austin Roses)

Poda moderada de rosas, ideal para podar Rosas Inglesas y Rosas Arbustivas

Hay reglas que se deben seguir en todos los rosales: cortar las ramas débiles, muertas, dañadas, o que crezcan hacia el interior.
Una vez eliminadas, nos vamos a concentrar en los tallos más fuertes, que son los que vamos a recortar hasta la mitad de su longitud, más o menos. Debemos dejar entre tres y siete ramas fuertes.
Recortamos los brotes laterales de las ramas que queden, dejando al menos un par de yemas latentes en cada rama.

Poda de un Rosal Trepador y poda de un Rosal Enredadera

Esta es otra de las podas polémicas dentro de la jardinería, la poda de un rosal trepador.
Lo más importante dentro de las rosas trepadoras, es guiarlas para que crezcan alrededor de un soporte horizontal, mucho más que su poda.
En este caso hay que distinguir entre rosales trepadores y rosales enredaderas.
Las enredaderas (rosales ramblers) producen un mayor crecimiento desde la base, de modo que suelen crecer de forma más irregular y desaliñada si no las guiamos bien.

Podar Rosas enredaderas

Las rosas enredaderas maduras, se deben podar a finales del verano, una vez que han florecido. En la mayor parte de las ocasiones, estas rosas florecen en madera del año anterior, por eso es importante podar en esta época, y no al final del invierno-comienzo de la primavera, como es habitual en la mayoría de los rosales.
Vamos a eliminar las ramas viejas, enfermas o débiles a nivel del suelo. Cortamos también los vástagos laterales, hasta dejar tres brotes sanos y vigorosos.

Podar Rosas trepadoras

Las rosas trepadoras, hay que guiarlas de forma regular cuando están creciendo, y sus tallos aún son flexibles.
Eliminamos la madera muerta, enferma o débil a comienzos de la primavera.
Reducimos los tallos laterales entre 10 y 15 centímetros. En ocasiones, debemos eliminar algún tallo viejo, para mantener la planta bajo control.
Si sigues estos consejos para podar rosales, seguro que tendrás unas buenas floraciones todos los años.
Por cierto, no te olvides de nuestros consejos sobre el abonado de los rosales, y sobre la plantación de rosales, tanto en el jardín, como la plantación de rosales en maceta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *