Saltar al contenido
Share this...
Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter
Rosal La Sevillana
Rate this post
rose la sevillana
  • Cultivador: Meilland
  • Variedad: Floribunda
  • Flor: Clásica. 15 a 20 pétalos. 7 cms de diámetro
  • Color: Naranja, tirando a rojo
  • Perfume: Ligeramente perfumado
  • Altura: 60 a 120 cms.
Si una palabra puede definir claramente y con certeza a “la Sevillana” es seguramente: Alegría. Y es que pocas especies herbáceas tienen la capacidad innata de transmitir una emoción de un momento a otro, de la manera en lo hace este bonito espécimen de flor de orígenes europeos.
Siempre que notamos algún objeto que nos hace sentir alguna emoción (tristeza, felicidad) es porque seguramente lo asociamos a alguna circunstancia pasada ya vivida, y por ende tendemos a sentirnos de ese modo al apreciarlo o contemplarlo.
Sin embargo existen ciertos olores, sonidos o canciones que así no tengamos conocimiento alguno de su existencia, apenas los vemos nos transmiten una sensación de alivio (como el sonido de las olas marinas) o en el caso de la Sevillana, algarabía pura.
Su fuerte color naranja-rojizo y sus formas ondeadas y alegres, casi flamencas, no recuerdan a otra cosa sino festividad y para ser sinceros, la Sevillana hace honor al nombre que le compaña y con el que fue bautizada.
Si lo que deseas es un ornamento natural que le otorgue a tus espacios agrestes vivacidad y alegría, no dudes en acudir de inmediato al vivero mas cercano y hacerte con unas cuantas rosas La sevillana. Sin lugar a dudas son capaces de transformar cualquier ambiente y convertirlo en algo mejor.
Sus formas difieren un poco al aspecto clásico que tenemos de la mayoría de las rosas, cuyos pétalos son de formas mucho más cuidadas y angelicales, y preparadas casi exclusivamente para circunstancias románticas, tanto por su fenotipo como por su aroma.
La forma de La sevillana es un poco más abierta y sus pétalos menos redondeados que los de sus otras compañeras, también debemos acotar que no son tan grandes como la mayoría de las rosas, sin embargo sus proporciones tampoco permiten calificarla como una flor “pequeña”. Llega a desarrollar de 15 a 20 pétalos por flor, con un diámetro de unos 7 centímetros.
Sus flores suelen aparecer de forma solitaria o en pequeños grupos, durante toda la temporada. Florece a oleadas, siendo su mayor floración en primavera o comienzos del verano.
No destaca demasiado por su perfume, que es bastante ligero.
En cuanto al arbusto, podemos indicar que es predominantemente pequeño, de color verde oscuro y brillante. Resulta muy útil para cubrir grandes espacios, ya sea en jardines de casas o en espacios mucho mayores. Son muy bonitas por ejemplo, para adornar los caminos que conducen a la entrada de una vivienda.
La rosa sevillana pertenece a la moderna familia de las rosas, comúnmente denominadas como floribundas, que fueron el resultado del cruce de las rosas del tipo “hibrido de té” y las “polyantha“.
Básicamente se quería rescatar de las hibridas del té, la belleza y pluralidad de sus colores, mientras que de las Polyantha la multiplicidad y variedad de sus hojas, del resultado de dicha experimentación surgieron bellezas como la “Iceberg” o “La sevillana”. Estos arbustos tienen un tamaño entre 60 y 120 centímetros, con un diámetro de unos 150 centímetros.rosa la sevillana
Al contrario de lo que puedan creer, esta planta no es de ascendencia española, fue desarrollada por la rosalista francesa Marie-Louise Meilland, para la casa Meilland en 1978.
Su nombre de registro es MEIgekanu, aunque todos conocemos su nombre comercial y de exhibición: La Sevillana.
Este rosal tiene origen en el cruce de semillas procedentes de varios rosales y el polen de otros.
Las semillas que han dado origen a la Sevillana, provienen del cruce de los rosales MELbrim, Jolie Madama y Zambra. El polen es de una mezcla del rosal Tropicana, el Poppy Flash y Rusticana.
Ahora hablaremos un poco acerca de los cuidados, tomen en consideración que de ser bien cuidada, esta planta puede vivir desde los 30 hasta los 100 años.

Cuidados del rosal la Sevillana

La rosa la Sevillana es muy popular entre los jardineros por su floración exuberante, y que sus flores duran mucho en el arbusto.
Pero a pesar de que es un rosal muy atractivo, también es necesario cuidarlo bien para que se presente tan hermoso.
Si ves un rosal la Sevillana frondoso, con muchas rosas y atractivo, es que su jardinero lo cuida muy bien.

Exposición al sol

La sevillana es un rosa altamente resistente al calor y los rayos del sol. Es un rosal adecuado para esos jardines donde apenas hay sombra, y en los que hace mucho calor.
Debe recibir diariamente cuando menos, unas ocho horas de sol, a fin de que sus flores puedan desarrollarse y crecer adecuadamente. Aunque también pueden llegar a adaptarse favorablemente a un lugar de semi sombra, eso sí, siempre ventilado y luminoso.

Emplazamiento

Se adapta correctamente tanto a terrenos de textura arenosa como a aquellos de textura franca, siempre debe cuidarse que el sitio en el cual decida plantar sea bastante ventilado y al aire libre, ha sido diseñada para vivir de esta forma, lo contrario podría convertirse en un problema de salud para el arbusto.
Imprescindible, como ocurre con todos los rosales, que el lugar elegido no se encharque con facilidad. No lo soportan, moriría sin remedio.
Antes de colocar el rosal en el emplazamiento definitivo, añadir compost de jardín en el hoyo, de manera que crezca fuerte y saludable.

Riego

Su necesidad de agua es de lo básico a lo moderado. No se caracteriza por ser una planta que requiera de cantidades ingentes de agua. Con regar unas dos veces por semana (eso sí, abundantemente) marchara todo muy bien.
Si te excedes la puedes perjudicar.

Abonado

Es un rosal tan versátil que puede adaptarse fácilmente hasta a el terreno arenoso, pues sus raíces son de las más saludables y fuertes de todo el mundo de las rosas y los rosales.
Sin embargo siempre es recomendable acompañar su tierra con nutrientes, no con a necesidad de que la planta sobreviva, sino que de flores de mejor calidad.
La mejor época para abonar los rosales es al finalizar el invierno y comienzos de la primavera, justo cuando hagas la poda anual.
En esta ocasión, lo mejor es utilizar un abono orgánico, para añadir abono químico durante el verano, cuando se haya producido la primera floración.
De esta manera, conseguiremos inducir al rosal la sevillana, para que produzca muchas más rosas.

Poda

Se recomienda podas de mantenimiento en la época de inverno, consistente en cortar las ramas y hojas secas, a fin de que se pueda regenerar fácilmente y permita el nacimiento de nuevo follaje.
Una vez al año realizaremos una poda importante, al finalizar el invierno. Esta poda está indicada para que el arbusto florezca mejor en primavera.
Se eliminan las maderas muertas o enfermas, así como todas aquellas ramas que crezcan hacia el interior. Al eliminar estas ramas, conseguimos que el aire circule mejor, y evitamos la aparición de ataques por hongos.

Enfermedades

Suelen ser bastante susceptible a los pulgones y oídio, por lo que resulta sumamente recomendable aplicar remedios preventivos ecológicos antes de la llegada de la primavera, que es la temporada del año en las que más puede padecer.
Siempre será mejor y mas económico para los jardineros evitar que nuestros rosales se enfermen antes que tener que curarles una enfermedad.

Fotos del rosal la Sevillana

Aunque es fácil encontrar en los viveros y jardines de todo el mundo, muchas rosas la Sevillana, para tomar una primera decisión, siempre es interesante saber como es una variedad de rosas.
En este sentido, te ofrezco unas fotos del rosal la Sevillana, para que aprecies en todo su esplendor este maravilloso rosal:

Share this...
Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter