Rosas Miniatura, Rosal de Pitimini, Rosal Enano, Rosal Mini

Las rosas miniatura o de pitiminí, también conocidos como rosas de novia o mini rosal, son unas variedades de arbustos de rosas, que son aptos para ser cultivados en interior o exterior, siempre que cubramos las necesidades de la planta.
Su pequeño tamaño, las hace ideales para ser cultivadas en maceta, generando una forma rápida de aportar color a cualquier parte del jardín.
En cuanto a su floración suele ser remontante, como ocurre con los rosales modernos.
Los colores de las rosas son muy variados, rojos, rosas, amarillos… a veces centradas y otras en racimo, imitando a la perfección a los híbridos de te o a los floribunda.

Historia de las rosas miniatura

El origen exacto de las rosas miniatura se desconoce, aunque se tiene constancia de que en el siglo XVII, ya existían mutaciones de rosas enanas, a imagen de las rosas de la época: gallicas y centifolias.
Estos son los primeros ejemplares, aunque lejos de las variedades actuales. Aquellas primeros cultivares, tenían una única floración.
El origen de los actuales rosales de pitimini remontantes, están en ejemplares de rosas de China (no es un rosal chino). Se podría decir que el antecesor de los actuales rosales mini, es la rosa Rouletti, que se descubrió de forma casual.

Rosa miniatura Hot tamale, Jackson&Perkins

Características y mantenimiento de los rosales miniatura

Los rosales enanos, tienen la siguientes características:
1. Su altura va de 15cms de alto, hasta 90 cms de alto.
2. Flores con gran variedad de colores.
3. Flores centradas o en grupo.
4. En el mercado existen todo tipo de rosas enanas: híbrido de te, floribunda, trepadoras…
Podemos encontrar rosas miniatura que son vendidas como plantas de interior. En realidad no son plantas de interior, aunque pueden sobrevivir perfectamente, siempre que se sigan las siguientes recomendaciones:
1. Necesitan mucha luz, al igual que los arbustos de tamaño normal. Es mejor evitar el sol directo.
2. Riego abundante, dejando que el sustrato se seque un poco entre riegos. Si te das cuenta, que sea un rosal pequeño, no difiere de los cuidados que necesita un rosal de tamaño normal.
3. En interior es conveniente que la humedad del aire sea alta. Para conseguirlo, podemos colocar la maceta sobre una capa de grava, manteniendo un poco de agua en el fondo, pero sin que esté en contacto con las raíces.
Podemos utilizar pulverizadores para aumentar la humedad, pero sin rociar las hojas para evitar la aparición de hongos.
4. Añadir fertilizante líquido al agua de riego. Abonar en primavera y durante la floración.
5. La poda consiste en reducir su volumen y altura, más que en eliminar unas determinadas ramas.
6. Si eliminamos las flores marchitas, favorecemos la aparición de nuevos capullos florales.
7. Sufren de las mismas plagas que sus mayores: pulgón, araña roja y el oídio. Debemos mantenernos alertas, sobre todo en interior pueden ser atacados por hongos.
No está de más que la maceta en la que tengamos el rosal miniatura, tenga buena altura, un drenaje en el fondo, y que el sustrato elegido sea fértil y ligero.
Si tenemos oportunidad de trasladar la planta al jardín, lo haremos al acabar la floración, teniendo la precaución de que el lugar elegido esté en semisombra. En el invierno lo podemos volver a tener en casa.
Como ocurre con todos los rosales, necesitan un periodo de reposo durante el invierno. En este periodo, podemos mantener la planta en un lugar fresco y sin demasiada agua.
Si llegado el momento, vemos que la planta no crea nuevos capullos, lo ideal sería trasladar el ejemplar al exterior, a un lugar bien aireado y soleado, evitando siempre el sol directo de mediodía.
De esta manera conseguiremos estimular de nuevo al rosal.

Variedades de rosas miniatura

Café Olé

  • Visita nuestra tienda de jardinería
  • Abonos, fertilizantes...
  • Insecticidas, fungicidas...
  • Guantes, tijeras...
  • Todo lo que necesitas para el cuidado de tus rosas