Saltar al contenido

La Rosa Damascena pertenece al grupo de rosas antiguas. Se trata de una rosa híbrida fruto del cruce de varias rosas silvestres y antiguas, entre las que se encuentran la rosa Gallica y la rosa Moschata o Almizcleña.
Este rosal también es conocido bajo otros nombres, como rosa de Alejandría, rosa Turca o rosa de Castilla.
Su origen se sitúa en el norte de África, aunque fue introducida en Bulgaria a mediados del siglo XVI por los turcos.
Durante mucho tiempo, se podían encontrar arbustos en libertad en Bulgaria, Turquía y Francia. Ahora es muy difícil de encontrar este arbusto en estado silvestre.
Podemos encontrar cultivos de rosas Damascenas, para uso primordialmente cosmético, medicinal y alimenticio. Son conocidas desde hace miles de años, sus propiedades curativas y cosméticas.
Sus rosas son de color rosa o rojo pálido, dobles, muy perfumadas, pequeñas, con unos 36 pétalos. Después de la floración, durante el verano, producen escaramujos de color rojo muy atractivos, de unos dos centímetros de largo.
Como arbusto puede medir unos 2 metros de altura. Su crecimiento es bastante informal, vigoroso, vertical, con unos tallos bastante espinosos. Sus hojas son de color verde oscuro mate, coriáceas.

Cuidados de la Rosa Damascena

Si conseguimos un arbusto de Rosa Damascena y queremos cuidarlo en el jardín, deberemos tener en cuenta que se trata de una rosa de floración única, aunque existen dos variedades de Rosa Damascena, la de verano y la de otoño.
La primera tiene una floración corta, gestada en el mismo año. Sin embargo la Rosa Damascena de otoño, tiene una floración que empieza a gestarse desde el otoño. Aparentemente son iguales.
Es preferible situar el arbusto a pleno sol, donde florecerá sin ningún problema. A pesar de que aguanta la semisombra, su floración será menor y desaparece completamente, si está situada a la sombra.
Soporta bien los climas secos y cálidos, siempre que se riegue de forma frecuente.
Necesita de un buen abonado, dividido en dos periodos, al finalizar el invierno y durante el verano, preferiblemente que se abone con compost, mantillo o estiércol maduro.
Puede ser atacada por las plagas típicas de los rosales: los hongos. Los habituales son la roya y el oídio, pero también es propensa a ser atacada por plagas de insectos, sobre todo los pulgones y la araña roja.cultivos de rosa damascena

El cultivo de la rosa Damascena

No es habitual encontrar la rosa Damascena disponible para jardín, su cultivo se limita en su mayor parte a la producción de pétalos como uso alimenticio, aceites esenciales y agua de rosas.
En este sentido, los mayores productores de rosa Damascena en el mundo son, Bulgaria (donde se sigue haciendo aceite de rosas casero), Turquía, Irán, Francia, India, en menor proporción Marruecos, Túnez y algunos países de Oriente Medio, donde se produce históricamente aceite de Rosas Damascena.
Las rosas son muy delicadas, y la recolección hay que realizarla a mano, durante unos pocos días al año al final de la primavera.

Propiedades de la Rosa Damascena

La Rosa Damascena tiene muchas propiedades medicinales y cosméticas. Su uso puede ser tópico o también se puede ingerir como alimento.
Dentro de las propiedades más reconocidos de la Rosa Damascena tenemos:

  • Bactericida. Se puede utilizar como alimento para eliminar el mal aliento.
  • Vaso dilatador. Alivia los dolores de cabeza, es un antidepresivo natural muy eficaz.
  • Relajante. Unos masajes con aceite de Rosa Damascena son increíbles. También podemos añadir pétalos de rosas en un baño relajante.
  • Hidratante. En la actualidad puedes encontrar cremas a base de Rosa Damascena, indicadas específicamente para hidratar la piel, pero si queremos, podemos aplicar aceite de Rosa de Bulgaria para rejuvenecer la piel, hidratar, tratar el acné, incluso para tratar pequeñas heridas.
  • Afrodisiaca. Aunque hay pocos alimentos que “realmente” se consideren afrodisiacos, la cultura popular le atribuye esa propiedad a la Rosa Damascena.

 

Aceite esencial de rosa Damascena

No hay que confundir el aceite de Rosa Mosqueta, con el aceite de Rosa Damascena.
Mientras que el aceite de Rosa Mosqueta se obtiene al prensando los escaramujos de la rosa del mismo nombre, el aceite de Rosa Damascena se obtiene de los pétalos de las flores, por eso su recolección se hace a mano, justo cuando las rosas están empezando a abrirse a primeras horas de la mañana, para evitar que el calor deteriore sus propiedades.
El aceite obtenido es uno de los más caros del mundo, ya que es necesario más de cuatro mil kilos de pétalos, para obtener un litro de aceite esencial de Rosa Damascena.
Su uso es variado, y aunque sobre todo se utiliza en perfumería, también es habitual su uso tópico para tratar todo tipo de problemas médicos y cosméticos.aceite de rosa damascena

Usos culinarios de la Rosa Damascena

Los pétalos de la Rosa Damascena y otras partes de esta planta, son típicos en la cocina oriental.
El agua de rosas y las rosas en polvo se utilizan en Irán, India y Oriente medio en platos de carne y salsas.
Uno de los platos populares en la cocina persa, es el pollo con rosas.
En la cocina occidental se utilizan los pétalos de Rosa Damascena en postres, como saborizante o para decoración.

Rosa Damascena
Rate this post