Saltar al contenido
Rosass.net

Injertar Rosales

injertar rosales

¿Qué es injertar rosales?

Injertar rosales es una técnica de multiplicación que se utiliza en jardinería, para conseguir nuevos rosales, con las características que deseemos.
Lo que se hace es tomar una yema de una variedad de rosa, e injertarla sobre un rosal silvestre, llamado portainjerto y que actúa como patrón, por su gran vigor y fortaleza.
Los rosales que compramos, no son realmente una sola planta, están formados por dos diferentes:

¿Por qué se utiliza la técnica del injerto de rosas?

En la jardinería comercial, no se plantan rosales a partir de semillas, debido a que las plantas que se obtienen de esta forma suelen ser menos vigorosas.
Otra razón es que las raíces de los rosales silvestres, son mucho más resistentes a los ataques víricos, así como a las malas condiciones del suelo, como suelos encharcados o pobres.
Si lees algunas de las revisiones de las rosas silvestres, verás que muchas de las variedades son resistentes a situaciones extremas, como largos periodos de sequía, fríos intensos, incluso algunas variedades son capaces de soportar terrenos salinos.
Para los aficionados a la jardinería y el cultivo de rosas, conocer y poder poner en práctica técnicas para injertar rosales, puede tener un aspecto lúdico, divertido, incluso bastante práctico.
Con la técnica de injertar rosales, se puede conseguir que en un mismo rosal se den dos tipos de rosas distintas. Haciendo un injerto de rosas, es posible que un rosal que da rosas que no nos gustan, empiece a florecer con rosas más de nuestro gusto, o que ese rosal que da pocas rosas, empiece a florecer con mayor profusión.
En agricultura, es habitual hacer injertos de árboles frutales, como injertos de higueras o injertos de naranjo, para conseguir que un frutal tenga una producción mayor, incluso que ofrezca diferentes tipos de frutas con un mismo árbol.

injertar rosales, rosal con dos rosas diferentes
Rosal Spanish Flag de Bakker. Un rosal con rosas de dos colores diferentes

Tipos de injertos

Existen multitud de formas de realizar injertos, que se llevan realizando desde hace cientos de años.
En la multiplicación de los rosales, se suelen realizar única y exclusivamente injertos de yema, siendo el más habitual el de escudete o yema en T.

Injerto de yema en T

Es el más utilizado en viveros para obtener nuevas variedades a partir de patrones, no sólo para los rosales, también para todo tipo de árboles frutales.
Su tasa de éxito es bastante alta, por eso es el preferido por los viveristas.
Consiste en injertar una yema de la variedad deseada, sobre un patrón obtenido mediante semillas o esquejes.injertar rosales, injerto de yema en t

Injerto de parche

Es bastante más lento que el injerto de yema en T, y no es el más apropiado para los rosales. Se utiliza con frecuencia en árboles, sobre todo aquellos de corteza gruesa, como el nogal.
En este tipo de injerto, no se utiliza sólo una yema, se extrae un trozo de corteza (parche), que se injerta sobre el patrón, al que se habrá eliminado el trozo de corteza correspondiente.

Injerto de astilla o injerto de chip

Sería una alternativa al injerto de yema en T. Es muy utilizado para multiplicar higueras, aunque se podría utilizar en cualquier árbol o arbusto que posea madera blanda.
El proceso es un poco mezcla de los anteriores, porque se extrae un trozo de corteza de la variedad deseada, que posea una rama de madera del año.
En el patrón, se elimina ese trozo, para apoyar la madera nueva y esperar a que el injerto tenga éxito.

Injerto de yema en T para rosales

El injerto de yema en T, se puede realizar desde la primavera hasta el otoño. En los rosales la época más conveniente es la primavera, pero en la práctica es posible hacerlo durante todo el periodo de floración.
La ventaja de hacerlo al comienzo de la primavera, es que podemos elegir una yema que esté a punto de brotar en ese momento y los resultados serán evidente en pocos días. Mientras que si se hace más tarde, hay que utilizar una yema “durmiente” (que no haya brotado aún), que esperaremos a que crezca en la primavera del año siguiente.
El proceso para injertar rosales utilizando el método de yema en T, es el siguiente:

  • Sobre el patrón elegido, hacemos un corte vertical de 2 a 3 centímetros de largo y luego otro horizontal, en la parte superior del corte anterior, con lo que nos queda un corte en forma de “T”.
  • En la variedad de rosal que queremos injertar en el patrón, le sacamos una yema. Si la yema ya tiene hoja, la eliminamos para reducir la transpiración, y que se pueda secar de forma prematura.injertar rosales, sacar una yema
  • Despegamos la corteza del patrón en el que hemos realizado el corte en “T”, para poder colocar la yema que hemos cortado de la variedad a injertar.injertar rosales, separar la corteza
  • Es importante que la rama del patrón y la yema injertada estén en perfecto contacto, para que la savia le llegue a la yema, y no se acabe secando.injertar rosales, colocar la yema en perfecta unión con el patrón
  • Una vez hecho este proceso, se ata bien la yema y la rama, bien con cinta adhesiva transparente o con cuerda de jardinero, dejando que asome la yema.injertar rosales, atar la yema al patrón
Si el injerto ha tenido éxito, a los 15 o 20 días habrá agarrado y procederemos a retirar la cinta o la cuerda.
Como ves, el proceso es realmente sencillo y tiene una alta tasa de éxito.
Por si aún no lo tienes claro, te dejo con este vídeo bastante ilustrativo, aunque sea en inglés:

Injertar Rosales
5 (100%) 2 votes