Saltar al contenido

6 Consejos para Regar los Rosales de Forma Correcta

regar los rosales

¿Cada cuanto hay que regar las rosas?

Cuando nos adentramos en el mundo de las rosas por primera vez, una de las dudas que nos surge es cada cuanto hay que regar los rosales, por no hablar de si estás utilizando la cantidad de agua apropiada o no.
Estas dudas son normales y las voy a intentar resolver.
Para regar correctamente los rosales, hay varios factores que van a influir y que debemos tener en cuenta:

Tipo de suelo del jardín

No todos los suelos tienen la misma estructura, hay suelos más arenosos y permeables, mientras que otros tienen demasiada arcilla y retienen la humedad en exceso.
La composición del suelo del jardín (o maceta), donde están ubicadas las rosas es muy importante, no sólo para el riego, también para la salud general del arbusto.
Lo mejor es tener un suelo suelto, pero no con una cantidad excesiva de arena, sino que su composición ideal debería contener una buena cantidad de compost o mantillo, que retiene la humedad, pero permite a su vez que el agua filtre, sin producir encharcamientos.
En definitiva, si tenemos un suelo muy arenoso, la frecuencia de los riegos debe ser mayor, mientras que si el suelo del jardín, tiende a retener agua en exceso, los riegos deben ser menos frecuentes.abono para rosales, fibra de coco, cuidados de las rosas, tiempo de rosas, regar los rosales

Clima

El clima va a influir y mucho en las necesidades hídricas de los rosales.
Cuando hablo de clima, no me refiero exactamente al clima concreto de un lugar, hablo de que tiempo está haciendo en este momento, así como la estación del año en la que nos encontramos.
En verano, con unas temperaturas que rondan los 40ºC, es evidente que la evaporación del suelo es mucho mayor, por lo que las necesidades de agua de los rosales, aumentan.
Si además tenemos viento, que seca con mayor rapidez el suelo, las necesidades aumentan.
Teniendo en cuenta el clima, las necesidades de riego de los rosales, cambian, siendo necesario aumentar la frecuencia y la cantidad, con una situación de altas temperaturas y viento, que con temperaturas más suaves.
Al llegar el otoño, con un clima más fresco, los riegos se deben espaciar en el tiempo, para anularlos completamente durante el invierno.

Tipo de rosal

Aunque pueda sonar un poco absurdo, no es lo mismo regar un rosal joven que uno adulto, como tampoco es lo mismo regar un rosal mini, que un rosal de 2 metros de alto.
Los rosales jóvenes, durante su primer año de vida, necesitan un mayor aporte de agua. Las raíces no están demasiado desarrolladas y tampoco han llegado a una gran profundidad.
Como norma, durante su primer año en el jardín, los riegos de los rosales deben ser más frecuentes, mientras que se pueden espaciar más, en ejemplares adultos.
El tamaño es importante por razones obvias, a mayor tamaño del rosal, mayores necesidades de agua.
Como norma, podemos saber si los rosales (en general) necesitan ser regados, si retiramos la capa superficial de la tierra del jardín y observamos que está seca.

Consejos para regar los rosales

La mayoría de los jardineros expertos recomiendan regar los rosales con riegos abundantes, pero espaciados en el tiempo.
Yo he cultivado rosales en el jardín durante años, y he utilizado todo tipo de técnicas, desde riego por goteo, con manguera o con regadera.regar los rosales, riego por goteo
Nunca he tenido problemas serios por culpa del riego.
Si es cierto que utilizando el riego por goteo, debemos tener en cuenta que son plantas con grandes necesidades hídricas, por lo que conviene que el gotero le aporte el agua suficiente, regulando el paso del agua.
Mis consejos básicos, para realizar un buen riego a los rosales son los siguientes:

  • Las mejores horas para regar los rosales son al atardecer o el amanecer, con preferencia a las mañanas, que las temperaturas son más suaves.
  • Nunca, nunca, nunca, hay que mojar las hojas con el agua del riego. Las hojas sólo se mojan en situaciones muy concretas, por ejemplo, para dar un manguerazo y eliminar pulgones.
    Cuando mojamos las hojas, fomentamos la aparición de hongos, y algunas flores si se mojan, producen manchas que las afean.
  • El agua debe ser el correcto, ni mucha, ni poca.
  • Observaremos que estamos utilizando poca agua, si las ramas superiores del rosal se ven caídas. Aunque haga calor, es mejor regarlas de inmediato, para evitar que se puedan marchitar.
  • Un síntoma de exceso de agua son las hojas amarillas. En este caso, debemos reducir la cantidad de agua o la frecuencia de los riegos, además de observar con atención, por si es otro el problema.
  • Los rosales en maceta tienen unas mayores necesidades de agua. Prefiero las macetas de barro a las de plástico, sobre todo si hace mucho calor en el lugar donde vives.
6 Consejos para Regar los Rosales de Forma Correcta
5 (100%) 3 votes