Saltar al contenido

Rosal Trepador

El rosal trepador, es un arbusto con tallos largos y flexibles, que permite ser guiado por distintos elementos decorativos. Es habitual ver en parques y jardines, como los rosales trepadores se utilizan para cubrir vayas y pérgolas, para dar color y sombra durante la primavera y el verano.
Algunos de estos rosales, tienen su origen en rosas antiguas y otros son fruto de mutaciones de rosas modernas. Su origen, tiene bastante que ver con el tipo de rosal, y su forma de florecer.
La categoría de rosal trepador, a veces es utilizada como un cajón desastre, en el que se meten todos los rosales con hábitos de crecimiento similar. No es raro ver como un rosal rambler, es clasificado como trepador.

Tipos de rosa Trepadora

Existen tres variedades de rosa trepadora:
1. Rosales trepadores reflorecientes y con flores grandes
2. Trepador refloreciente y con flores pequeñas.
3. No reflorecientes, suelen tener su origen en rosales antiguos. Es habitual que estos rosales sean muy perfumados.
A pesar de que lo que más se estima de los rosales modernos, es su capacidad para tener floraciones continuadas, elegir un rosal trepador de floración única tiene su atractivo.
Habitualmente los rosales trepadores de floración única, sólo florecen durante la primavera, pero su floración es muy abundante.
También debemos considerar que el trepador refloreciente, no florece hasta el segundo año de su plantación.rosal trepador

Hábitos de crecimiento, cuidados de los rosales trepadores

Las rosas trepadoras, no tienen zarcillos con los que adherirse a las paredes, como ocurren con otras plantas típicamente herbáceas trepadoras, como las hiedras.
En el caso de las rosales trepadores, es necesario crear un soporte sobre el que guiaremos y sujetaremos las ramas, para evitar que el arbusto se venza por su propio peso, o por el peso de las rosas cuando se produzca la floración.

Poda de los rosales trepadores

Durante los primeros años de la planta, dejaremos que crezca hasta la altura que deseamos que tenga en la edad adulta, para luego dejar que de las ramas principales crezcan otras laterales, que serán las que cubran la pared, pérgola o elemento decorativo al que vamos a sujetar el rosal.
La poda de los rosales trepadores, es un poco distinta que para el resto de rosas.
Los rosales trepadores se suelen podar al término de la floración, y consiste en recortar las ramas que ya han florecido en unas pocas yemas. Por mi experiencia, lo mejor es podar siempre a finales de invierno o comienzos de la primavera.
Las ramas que hay que recortar son las ramas secundarias, que son las que van a producir ramas más pequeñas que florecerán.
Como ocurre con todos los rosales, las ramas que estén enfermas, crezcan débiles o que rocen con otras, serán suprimidas. También es conveniente eliminar las ramas viejas, que ya produzcan pocas flores.

Riego y abonado

El rosal trepador, como todos los rosales, necesitan mucho sol para crecer adecuadamente, pero por su hábito de crecimiento puede estar en semisombra, pudiendo estar el pie en la sombra y recibir sol directo en la parte superior de la planta.
Lo ideal es mantener un cierto grado de humedad, pero no es conveniente que el suelo esté encharcado, ni constantemente húmedo. Un riego adecuado para el verano, sería de 3 o 4 veces a la semana.
Los rosales necesitan un buen abonado a finales del invierno o principios de la primavera, para facilitar su floración.
Aquellos con floración remontante, deberían ser abonados también al comienzo del verano, pero nunca más tarde, ya que si abonamos al final del verano o comienzos del otoño, estaremos favoreciendo que el arbusto genere nuevos brotes, pero demasiado tardíos.

Plagas y enfermedades

Las variedades modernas suelen tener mejor resistencia a los hongos, sin embargo las variedades de rosales trepadores antiguos, son más propensos a las plagas típicas de los rosales, sobre todo el oídio o la mancha negra.
Todos pueden ser atacados por la araña roja y los pulgones, plagas habituales en todos los rosales, por lo que estaremos vigilantes durante la primavera, y si es necesario realizaremos actuaciones preventivas, como es el uso de aceites minerales.

Como elegir un rosal trepador

En el mercado hay cientos de rosales trepadores, elegir un rosal trepador requiere paciencia, pero también definir claramente que es lo que buscamos.
Si nuestra intención es cubrir una pérgola, debemos descartar los rosales tipo rambler, mucho más rígidos y de crecimiento mucho más desordenado, por no hablar del tamaño en altura que pueden llegar a tener.
Para un pérgola, hay que buscar rosales trepadores de porte mediano, con zarcillos flexibles, fáciles de guiar y que necesitarán poco mantenimiento.
Otro punto que tenemos que tener en cuenta es la disponibilidad.
Nos puede gustar mucho un rosal trepador antiguo, pero si no está disponible en viveros físicos, ni tampoco en los viveros online…hay que descartar esta opción.
Pero no desesperes, a pesar de los impedimentos, es posible encontrar el rosal trepador que se adapte a tus necesidades.
Yo partiría de unas cuestiones básicas:
1. Situación ¿Soleada o parcialmente a la sombra?
2. Donde lo voy a colocar ¿Es un rosal trepador para un pérgola, una pared o una valla?
3. ¿Que color de rosas me gusta? ¿Tiene que combinar con otras rosas o plantas?
Además de la situación, la orientación y el tipo de rosas, los hábitos de crecimiento son importantes.
No podemos comprar un rosal trepador para una valla que tiene 1,5 mts de altura, si el rosal en estado adulto puede llegar a medir 5 metros.
En esta situación, tendremos que estar constantemetne podando y manteniendo el orden.
Ante todo, para elegir el rosal trepador adecuado, utiliza el sentido común.

Variedades de rosales trepadores. Elige el mejor rosal trepador

 

Rosal Trepador
Rate this post